¿Cómo sé que un diseñador web es bueno?

diseñador web

Estás buscando alguien que te haga la web, y tienes varias ofertas sobre la mesa. Y la pura verdad es que, como tu trabajo no es hacer webs, no sabes qué opción es la que más te conviene. Todos quieren venderte la moto, y te dicen que lo suyo es lo mejor. ¿Será verdad? ¿Cómo puedes saber si un diseñador web es bueno?

Aunque tu profesión no tenga nada que ver con el mundo de internet, hay algunas cosas que te pueden indicar si un diseñador web es bueno o te va a hacer una castaña de web. ¿Estás listo? Empezamos.

Fundamental, mira su página web

No es por ver si es bonita… eso depende del gusto, y hará tu web a tu gusto. Lo que tienes que ver es si todo armoniza, o es caótico. Por ejemplo:

  • ¿Está llena de banners que no tienen mucho sentido?
  • ¿Tiene los menús repetidos? Eso genera confusión.
  • ¿Cuantos mensajes tiene? (Click aquí, allá, compra esto, compra lo otro…)
  • ¿Te da la sensación de perderte o no saber lo que tienes que hacer?

Si quien tiene que hacer tu web tiene la suya hecha un desastre, no es muy recomendable que digamos…

Los impuestos no gustan a nadie, pero te dan seguridad

Hay por ahí muchos listillos que creen que hacer una web es pulsar dos teclas, y venden webs a 50€. Sinceramente, ¿cuánto tiempo crees que le va a dedicar a tu web si tiene que cobrar 50€? No creas que le dedicará más de 3 horas, y para que una web esté bien hecha hay que dedicarle tiempo, ver como queda en diferentes dispositivos (cómo se ve en un ordenador, en una tablet y en el móvil) y hacer otras comprobaciones.

Además, por ese precio seguramente trabajará en negro. El tema de los impuestos es un tanto espinoso, nadie quiere pagar impuestos porque la broma le cuesta un 21% más. Pero piensa un momento: ¿qué garantías te ofrece alguien que no te puede hacer factura? Si le da por desaparecer, ¿dónde vas a reclamar tu web o tu dinero? Por desgracia hay muchas personas que caen en esta trampa. “Esque el amigo de mi vecino me hace la web muy barata…”, y al final le sale cara, porque se ha gastado el dinero y no tiene una web decente. En cambio una empresa que se dedica a hacer paginas web tiene trabajadores formados, que saben lo que hacen, y te ofrece garantías. Hay un compromiso legal, y sabes que si algo no sale bien puedes hacer una reclamación formal, el consumidor siempre está amparado por la ley española.

La web de tu empresa es tu imagen, no te la juegues con tu negocio por ahorrarte unos euros. Contrata una empresa seria que te haga una web de verdad. Además de un resultado profesional, esa tranquilidad vale su peso en oro.

Natan

Llevo muchos años dando vueltas por internet, y sé que las cosas bien hechas no tienen por qué ser caras. Te doy esa ventaja. ¿La aprovecharás?

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Comment: